Abandonados por su baterista…

Actuación en el Grosvenor Ballroom, Wallasey. Tommy Moore, cansado de las penurias económicas y las constantes críticas de John, decide no tocar la batería y le sustituye improvisadamente un chico llamado Ronnie.

Los Silver Beetles se reunieron en el Club Jacaranda de Allan Williams para ir juntos al Grosvenor, pero Tommy nunca llegó. La banda, junto a Williams, fueron a buscarlo a su casa en Fern Grove, Toxteth. Por la ventana del segundo piso, la novia de Moore los auyentó, diciéndoles que Tommy ya había conseguido un trabajo serio en una embotelladora. Fueron a buscarlo a la embotelladora en Garston, pero Tommy se negó a bajarse de su camión.

Los Silver Beetles fueron al Grosvenor Ballroom y, con la batería alquilada de Tommy abandonada detrás, John preguntó al micro, ante todos los presentes, si había alguien dispuesto a tocar con ellos. Es aquí donde apareció un gigantesco “Teddy Boy” jefe de pandilla llamado Roonie, quien se sentó en la batería y, a pesar de que evidentemente jamás había tocado en su vida, nadie fue capaz de pedirle que se fuera.

En el intermedio, John llamó a Allan Williams y le pidió que los recogiera, antes de que el público presente los asesine.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *