Paul y Pete son deportados de Alemania

Luego de algunas horas de ser arrestados por sospecha de incendio premeditado, Paul McCartney y Pete Best amanecen en la estación policial St. Pauli. Son liberados y se les permite ir a descansar al ático donde supuestamente se mudarían, arriba del Top Ten. Sin embargo, para el medio día fueron despertados con fuertes golpes en la puerta. Best abrió, y dos policías de civil les solicitaron que se cambien para llevarlos en un auto al despacho policial principal criminal de Hamburgo.

Herr Gerkins, oficial a cargo, les dió la noticia de que serían deportados hacia Londres vía aérea, a la medianoche. Paul y Pete no podían comprender en su totalidad la decisión ni las razones haciendo todo más confuso, ya que el alemán de ambos era muy limitado.

Fueron llevados de vuelta por última vez al ático del Top Ten donde les dieron 5 minutos para empacar. A Pete no se le permitió llevar su batería. A ninguno se le permitió llamar al consulado británico, a pesar que lo solicitaron. Los llevaron nuevamente a prisión y llegada la tarde fueron escoltados hacia el aeropuerto.

Llegaron al día siguiente al aeropuerto de Londres y gastaron su dinero en tickets de tren hacia Liverpool. Por su parte, John se quedó un tiempo más en Hamburgo junto a Stuart, quien decidió mudarse donde su novia Astrid Kirchherr.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *