Liverpool vs Aldershot: la frustrada primera vez de Los Beatles en Londres

Tras los exitosos eventos promovidos por Sam Leach, este consigue que Los Beatles se presenten por primera vez al sur de Inglaterra, en el Palais Ballroom de Aldershot, Hampshire.

Leach creía con optimismo, que dado que ninguno de los hombres de A&R ni ejecutivos de agencias de grabaciones estaban dispuestos a viajar al Liverpool para ver a las bandas, entonces él se encargaría de llevarlos al sudeste. Sin embargo, sus conocimientos de geografía no fueron tan buenos como sus intenciones: en lugar de presentar a los Beatles en el área del Gran Londres, los reservó por cinco sábados consecutivos en el Palais Ballroom de Aldershot, una ciudad militar a 37 millas de la capital, administrada por el residente local Bob Potter.

Esta noche fue anunciada en carteles y folletos como “La Batalla de las Bandas, Liverpool vs Londres” con Los Beatles enfrentándose a Ivor Jay and The Jaywalkers (no confundir con Peter Jay & The Jaywalkers) “además de otros dos grupos estrella”, cuyos nombres no se mencionaban. Leach también afirmó haber enviado un importante anuncio del evento en el Aldershot News junto a un cheque de £100 para cubrir el costo, pero que el periódico se negó a cobrar porque no era un anunciante regular y los nuevos clientes tenían que pagar en efectivo. Además, no dio detalles de contacto, por lo que el periódico no pudo contactarlo para explicar sus reglas, y el anuncio nunca se publicó.

El resultado fue que los Beatles terminaron tocando en un lugar casi vacío. A pesar de haber soportado un viaje de nueve horas desde Liverpool, antes de subir al escenario, el propio grupo bajó a los dos cafés de la ciudad ofreciendo entrada gratuita a todos los interesados ​​en ver un espectáculo de rock ‘n’ roll, pero al final sólo 18 personas se presentaron. Por cierto, Ivor Jay y los Jaywalkers tampoco se presentaron.

Pete Best: “A la mitad de una de las canciones, George y Paul se pusieron sus gabardinas y bajaron a la pista a bailar un foxtrot juntos, mientras el resto de nosotros luchábamos por hacer suficiente música para ellos y el puñado de espectadores. Payaseamos a través de toda la segunda mitad. John y Paul tocaron acordes y notas equivocadas deliberadamente y añadían palabras a las canciones, que nunca estaban en las letras originales“.

Sam Leach, que había invitado a los hombres de la firma A&R, estaba desanimado. Había contratado un automóvil impresionante para todo el mes de conciertos en Aldershot y se encargó de que un chofer, Dave Johnstone, lo llevase desde Liverpool a Aldershot. Los Beatles, por su parte, habían sido llevados al evento por Terry McCann, otro amigo de Leach.

Terry McCann: “Habíamos ido realmente temprano. Sam en el coche con Dave, y yo en la furgoneta con los Beatles. John viajaba al frente, por supuesto… pero también Pete y Paul, así que no había suficiente espacio para que yo manejara correctamente, así que alguien tenía que ir en la parte trasera con George. Creo que fue Paul quien terminó en la parte de atrás con él. No había autopista entonces, así que me debo haber dirigido por la A1 hacia Londres. Recuerdo que nos detuvimos en un café en el camino hacia abajo -en Staffordshire- y alguien en la puerta nos dio propina… Y no los culpo realmente, la manera que nos debemos haber visto, con los Beatles en sus cueros desaliñados y todo. Alguien arañó “Los Beatles estuvieron aquí” en la puerta a la salida como venganza.

Debemos haber llegado a Aldershot entre las 5 o 6pm y luego encontramos el lugar. Estaba cerrado con llave y tuvimos que esperar a que el tipo viniera a abrirlo. Fuimos a buscar papitas. Sam salió y descubrió que los carteles que yo había puesto unos días antes, habían sido retirados. Luego descubrimos que el anuncio no había aparecido y me preguntaba si alguien había llamado para cancelarlo. Era el tipo de truco que solía hacerse. No importa, entramos, descargamos las cosas y los muchachos acomodaron sus amplificadores y esperaron a que las multitudes llegasen… y esperaron, y esperaron, y esperaron.

La solución de Sam fue dirigirnos al bar para invitar a la gente. Él trajo las botellas de cerveza que se ven en las fotos. Detenía a cualquiera que pasara por allí para contarles sobre el concierto. Por supuesto, entraban, echaban un vistazo rápido, y dirían aburrido, y despejarían hacia otro lugar…

Los Beatles estaban bastante hartos, por supuesto, pero siguieron tocando. Ellos habrían hecho sus cosas habituales, Chuck Berry, Jerry Lee Lewis todo eso, y Eddie Cochran. George conocía todas las intros de Chuck Berry, así que siempre se hacían. Paul probablemente habría cantado Till There Was You porque siempre insistió en hacer eso, aunque todo el mundo la odiara.

No me sorprende que la gente no estuviera impresionada, sobre todo conmigo en la batería, porque eso es lo que sucedió durante un cuarto de hora aproximadamente. Pete se había cansado en un momento y yo fui a tocar algunas canciones. Yo había hecho ese tipo de cosas antes. Podía mantener un ritmo, pero no era muy bueno… Ese es el tipo de noche que era: Los Beatles estaban decepcionados con todo el asunto y estaban subiendo y bajando del escenario, de ahí las fotos de George bailando vals en la pista con John y bebiendo cerveza. Dick Matthews estaba tomando fotos todo el tiempo, porque eso es lo que hizo. Había una imagen posada de George que claramente mostraba un agujero al final de su zapato, pero ese pedacito fue cortado de la imagen cuando se utilizó!

Se puede imaginar lo que era para los Beatles con alrededor de cuatro personas bailando y seis caras miserables de pie alrededor del borde mirando. Hicieron todo lo posible, pero no sirvió. Ellos empacaron a las 9:30pm. Entonces Sam trajo la cerveza, y las pelotas de bingo comenzaron a ser pateadas por el suelo: Liverpool contra Aldershot.

Richard Matthews, amigo de Leach, tomó fotos del evento, en la que se puede ver a los Beatles tocando tristemente. Luego aparecen bebiendo botellas de cerveza marrón de Watney, jugando al fútbol en la pista de baile con bolas de bingo y corriendo por el lugar.

Los Beatles, acostumbrados a tocar en salones llenos en Liverpool, tocaron sin importar la escasa audiencia, y Leach circuló entre los bailarines pidiéndoles que se extendieran y llenaran el espacio en la pista de baile.

Sam Leach: “Desafortunadamente, su baile se parecía el bamboleo de un hombre muerto. Tampoco pude conseguir que el tocadiscos funcione, así que el descanso de los Beatles fue cortado a tan sólo 15 minutos.

 

Para colmo, un vecino llamó a la policía, y cuando los Beatles salieron del salón de baile a la 1 de la mañana había tres patrullas y cuatro camionetas de policía esperando. Se les dijo que abandonaran la ciudad y no regresaran.

Sam Leach: “Aquellos pocos apostadores estaban emocionados y prometieron regresar la semana siguiente, trayendo a sus compañeros con ellos. A menudo me pregunto qué sucede cuando esos jóvenes hablan de la noche en que los Beatles vinieron a Aldershot y casi nadie acudió a verlos. Casi puedo oírlos… “Oh, ahí estábamos, todos los 18 de nosotros, viendo a los Beatles en el escenario… y ellos hicieron un encore”.

Sin ir a ninguna parte, movieron hacia Londres donde tocaron un concierto improvisado en el club Blue Gardenia de Soho, ya en las primeras horas del 10 de diciembre. El club era administrado por Brian Cassar, ex líder de Cass y los Cassanovas.

El sábado siguiente, Rory Storm & The Hurricanes tocarían en el Palais Ballroon, en el segundo de los cinco espectáculos consecutivos del sábado por la noche reservados por Leach. Esta vez, Aldershot News publicó su anuncio y 210 personas se presentaron, pero Leach decidió que era demasiado problema y canceló los tres shows restantes.

El Palais Ballroom estaba situado en la esquina de Queens Road y Perowne Street en Aldershot. Después de un tiempo se incendió y un nuevo edificio fue erigido en el sitio.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *