Los Beatles graban por primera vez en los estudios Abbey Road

Los Beatles llegan a su primera sesión de grabación en los estudios Abbey Road, buscando un contrato de grabación con EMI. Brian Epstein había entregado una carta indicando las canciones que Los Beatles debían grabar, pero únicamente llegaron a grabar 4 canciones en el siguiente orden: Besame Mucho, Love me Do, P.S. I Love you y Ask Me Why. La cantidad de tomas es desconocida.

Eran las 7 de la noche. Ron Richards y George Martin fueron los productores de la sesión con Norman Smith y Chris Neal de ingenieros. Estos dos últimos quedaron bastante impresionados con Los Beatles, pero por su desfachatez más que por su calidad musical. Únicamente sobrevivieron las tomas de Besame Mucho y Love Me Do (ambas pueden oírse en el Anthology). Las grabaciones de las otras dos canciones fueron destruidas después de que se decidió que nada de la sesión podría publicarse comercialmente, una práctica que no era rara a principios de los años sesenta.

Norman Smith: “La prueba no había ido demasiado bien, y no me impresionó su sonido. Pero tenían una cualidad atractiva, una especie de carisma. Y le dije a George (Martin): ‘En mi opinión, creo que deberían ser contratados’. Y nunca lo olvidaré, sus últimas palabras para mí antes de irse fueron: ‘Está bien. Lo pensare.’ Ahora, hay un poco de controversia que se produjo después de eso, en cuanto a si en realidad fueron firmados antes de su prueba. Mucho de eso tendría sentido porque, en mi opinión, George Martin acudió él mismo a una prueba de artista, cuando ningún productor jamás hacía eso“.

En parte, su sonido era un gran problema, ya que los Beatles eran hasta entonces, principalmente, una banda de conciertos en vivo. Los ingenieros de sonido tuvieron que atar una cuerda alrededor del amplificador de guitarra de John Lennon para detener el ruido. También hubo problemas con los tambores y platillos de Pete Best.

Norman Smith: “Los Beatles no causaron una buena impresión, aparte de lo visual. Quiero decir, no escuchamos nada de la habilidad de John y Paul para componer canciones. Tenían pequeños amplificadores y altavoces Vox, que no creaban mucho sonido en la fuente. Por supuesto, cada ingeniero de sonido quiere algún tipo de sonido en la fuente que luego pueda adornar y mejorar, pero no obtuve nada de los equipos de los Beatles, a excepción de una carga de ruido, zumbido y dios-sabe-qué. Lo de Paul era lo peor: en esos días teníamos cámaras de eco para agregar a la reverberación, y tuve que atacar la cámara de eco del Estudio Dos para arreglarlo con un sonido para que pudiéramos grabar algo en una cinta“.

Fue en esta sesión, que Los Beatles conocieron a quien luego se convertiría en su productor y apoyo, George Martin. Al respecto está la eterna anécdota de la corbata.

Norman Smith: “Les dimos una larga charla sobre su equipo y lo que habría que hacer si pretendían convertirse en artistas de grabación. No dijeron una palabra de vuelta, ni una palabra, ni siquiera asintieron con la cabeza para mostrar su acuerdo. Cuando terminó, George (Martin) dijo: ‘Miren, vengo aconsejándolos durante bastante tiempo, pero no han respondido. ¿Hay algo que no les guste?’ Recuerdo que todos se miraron el uno al otro durante un largo rato, arrastrando los pies, luego George Harrison miró a George y le dijo: ‘Sí… ¡no me gusta tu corbata!”. Eso rompió el hielo para nosotros y durante los siguientes 15 a 20 minutos fueron pura diversión. Cuando se fueron para su casa, George y yo nos quedamos allí sentados diciendo ‘¡Uf! ¿Qué piensas de ese lote, entonces?’ Tenía lágrimas corriendo por mi cara“.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *