Presentación en La Caverna y la incursión de un tal Mal Evans

Actuación en La Caverna con Pete Hartigan’s Jazzmen, The Dennisons, The Merseybeats y The Swinging Blue Genes. Neil Aspinall, agotado y con fiebre, cargó con el equipo. Luego le explicó a Brian Epstein que lo único que no podía hacer era conducir hasta Londres al día siguiente. Afortunadamente Brian se topó con Mal Evans en las escaleras de La Caverna donde trabajaba y le preguntó: “…Mal, ¿podrías llevar a los muchachos a Londres y regresar por mí?“. Mal, que era un técnico de teléfonos de la GPO caía por La Caverna en horas del mediodía cuando regresaba de trabajar en la oficina de correos, aceptó.

Después de un tiempo, extendió sus visitas a las noches y llegó a conocer a George Harrison. Un día, salieron del club juntos, y Mal lo invitó a su casa a escuchar algunos discos. George le sugirió a Mal que trabajara en la puerta de La Caverna; así podría escuchar buena música gratis y conseguir alguna paga en su tiempo libre. Mal era un impresionante hombre de 6 pies y 2 pulgadas (unos dos metros), gentil y educado, pero con la apariencia de un peligroso gorila.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *