Los Beatles se presentan en Christchurch, Nueva Zelanda

Los Beatles viajan a Christchurch, Nueva Zelanda. Esta vez, la policía de Nueva Zelanda había aprendido la lección de días anteriores y estuvo más atenta a los posibles inconvenientes. Pusieron una cerca entre el auto que los llevaría al hotel, y el lugar donde estaban parados los 5,000 fans que fueron a recibirlos, aunque estos lograron derribarla… incluso, poco antes de que Los Beatles llegaran al hotel, un grupo de jóvenes fue descubierto escondido en el closet de la habitación donde se quedarían, con tijeras en mano, esperando poder llevarse un poco de pelo de los músicos.

En su ida hacia el Hotel Clarendon la limusina fue constantemente interceptada por fans, hasta que en un momento llegaron a arrollar a una niña de 13 años, a la que subieron a la limusina y llevaron con ellos al hotel, donde le dieron café y se aseguraron de que esté fuera de peligro. Muchas chicas fueron descubiertas intentando escabullirse al hotel a través de los carros de ropa sucia.

Los Beatles salieron a saludar al público desde el balcón de su habitación, pero algunos revoltosos -identificados por algunas fans como novios celosos- les lanzaron huevos y tomates.

George Harrison: “Me pareció divertido, fueron como unos tres… además no nos dio

Esa noche Los Beatles se presentan dos veces en el Majestic Theatre donde los 2,836 asientos son vendidos en su totalidad para ambas presentaciones. Como no podía ser de otra manera, la bulla prácticamente no permite que se les oiga. En un momento de la noche los fans lanzaron al escenario “jellybeans” y canicas porque Ringo había dicho que le gustaban. Menos mal no hubo heridos. A pesar de los incidentes, con un contingente policial que no se había visto en las fechas anteriores, cuidando que nadie se trepase al escenario, esta fue la fecha más “domesticada” (según palabras de Los Beatles) de la gira.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *