Los Beatles en Las Vegas

Actuación en el Convention Center, en Las Vegas Nevada. A la 1 am, el avión fletado de Los Beatles aterrizó en el Old McCarran Field en Las Vegas e inmediatamente fueron conducidos al Hotel Sahara, donde lograron despistar a más de los dos mil fans que los estaban esperando para darles la bienvenida. Las fans fueron dispersadas por la policía utilizando perros. Pasaron la mañana en su suite-penthouse en el piso 18 del hotel mientras las fans trataban de escalar las paredes, o subir por el conducto de la basura a través de su pequeño ascensor. El grupo se dirigió al Convention Center, un local de 8,000 asientos cerca de las 2:30pm para chequear el sonido. El show comenzó a las 4pm pero no fue sino hasta las 5:30 que el grupo apareció en escena ante los usuales gritos y lluvias de Jelly Babies, incluso como recordaba Brian Epstein, cantos de “Ringo para presidente!“.

Entre los shows de tarde y noche, la policía local recibió una amenaza telefónica de bomba para Los Beatles. La respuesta inicial fue que el concierto nocturno debería ser cancelado, pero luego se dieron cuenta que la violencia potencial de 8,000 fans desilusionados podría ser peor que la explosión de una bomba, y el show se llevó a cabo como estaba planeado.

Después del concierto, la policía utilizó brutales tácticas de fuerza para mantener a las fans alejadas del escenario mientras Los Beatles se dirigían hacia la salida. Una reportera recibió una patada por parte de un funcionario motorizado y otra muchacha fue pateada en las costillas por uno de los policías. Los Beatles pagaron cerca de $30,000 por protección. La policía les pidió mantenerse alejados de los casinos ya que si no lo hacían, las fans querrían entrar también y muchas eran menores de edad. A cambio, les enviaron dos máquinas tragamonedas a sus habitaciones. Sin embargo, no jugaron con ellas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *