Los Beatles en el Hollywood Bowl

Actuación en el Hollywood Bowl, en Hollywood, California.

A este concierto asistieron 18,700 personas que llenaron el Bowl comprando toda la boletería cuatro meses antes del recital. El show fue enteramente grabado para la posteridad por los técnicos de Capitol Records. En las afueras 600 jóvenes que no pudieron conseguir boletos, gritaron y empujaron para poder entrar. La policía hizo muchos arrestos por perturbar la paz y el orden y ocasionar daños a la propiedad. Un auto compacto fue estacionado a lo largo de la entrada principal y fue utilizado por el grupo para escapar a las 10:00pm.

Aproximadamente 60 adolescentes corrieron a la puerta más cercana para verlos irse y usaron el coche de un fotógrafo para tener una posición ventajosa. El techo y el capó fueron hundidos. Había un enorme embotellamiento en el barrio debido a los miles de padres que se juntaron en el Bowl para llevar a sus niños a casa después del show. La policía y los bomberos habían establecido barricadas y habían cerrado el área entera del Bowl; a los residentes locales les dieron pases especiales para entrar a sus hogares.

Después del concierto hubo una fiesta privada para la colonia en Bel Air, en la casa de Alan Livingstone, presidente de Capitol Records. Más de 500 personas asistieron pagando $25 cada uno, recaudando aproximadamente unos $10,000 para la Haemophilia Foundation de Southern California. En San Fernando Valley, Paul fue fotografiado sosteniendo a Rebel Lee Robinson, la nieta de Edward G. Robinson.

Antes del show, se llevó a cabo una conferencia de prensa en la cual el grupo recibió cinco discos de oro y la llave de California. Cuando le preguntaron lo que pensaban de Goldwater dieron una señal de desaprobación. Docenas de adolescentes habían logrado estar en la conferencia, una de ellas le preguntó a Paul si le gustaría aprender a volar. Resultó que su padre tenía su propio avión y ella sería feliz en enseñarle.

Los Beatles se quedaron en una casa alquilada en 356 St Pierre Road, en Brown Canyon, Bel Air. Esa noche, la policía de Los Angeles Oeste atrapó a más de 50 adolescentes en la custodia técnica por violar el toque de queda de las 10pm como más de 400 fans millas alrededor de la unión del Sunset Boulevard y Bel Air Road esperando ver a Los Beatles. St. Pierre Road en sí mismo fue bloqueado por la policía. El daño hecho fue por más de $5,000… se rompieron arbustos y flores; muchos vecinos conectaron sus sistemas de riego para tratar de rechazar a los adolescentes, pero todo fue en vano.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *