Presentación en el Estadio Municipal de Kansas

Actuación de los Beatles en el Municipal Stadium, en Kansas City, Missouri. Originalmente este era su día libre, pero después de la tremenda recepción que el grupo tuvo en todos los lugares de ese país, un promotor de mucho dinero, Charles O. Finley, le propuso a Brian Epstein una oferta de $100,000 si añadían la ciudad de Kansas a su agenda. Brian les preguntó a Los Beatles si estaban dispuestos a sacrificar su día de descanso y, sin levantar la vista le dijeron: “Haz lo que tú quieras, Brian”. Brian declinó la oferta, pero Finley no estaba dispuesto a quedarse con las manos vacías y por orgullo propio estaba determinado a no dejar que su ciudad se quedara sin ver a Los Beatles. Así que ofreció $150,000; la suma más alta que artista alguno haya recibido en EEUU con el riesgo de salir perdiendo.

Los Beatles volaron a las 2:00 de la mañana bajo una intensa lluvia. Cerca de 100 fans los esperaban detrás de la barrera policial totalmente empapada. George se resbaló en el piso mojado mientras lo transferían desde la limusina hasta el Muehlebach Towers donde rentaron una habitación por 100 dólares al día en la terraza del último piso 18. Se necesitaron 7 botones para cargar con los 200 artículos que formaban parte del equipaje de Los Beatles y su comitiva. Una actriz les envió a Missouri jamón, sidra de manzana, pastel de frutas confitadas y melón, cosas típicas del lugar.

Los boletos costaron entre $2 y $8,50. La venta de boletos fue baja debido al alto precio de los mejores asientos, $8.50 era lo más caro que se había pagado en cualquier tour de Los Beatles en USA. Finley, un personaje no muy querido en Kansas, fue parte de las razones que hicieron que de los 35,000 asientos del recinto apenas pagaran 20,280 espectadores. Fue la única fecha de toda la gira que no fue “sold-out”. El empresario, dueño de los Atléticos de Kansas City, perdió cerca de $50,000 y gastó en promoción otros $100,000; en los que el concierto era anunciado con el lema “Los fanáticos de los Beatles de hoy son fanáticos del béisbol del mañana”. Además, Finley donó cerca de $25,000 al Mercy Hospital.

Finley: “No lo considero una pérdida. Los Beatles fueron traídos para que los jóvenes de aquí se diviertan, los disfruten y pasen una gran noche. Estoy satisfecho por eso. El Mercy Hospital se benefició con 25 mil dólares. El hospital salió ganando, yo salí también ganando al ver a todos esos niños del hospital recompensados“.

Para conmemorar el extraordinario concierto, Los Beatles añadieron a su repertorio: “Kansas City – Hey,Hey,Hey”, que los fans mucho agradecieron. El resto de temas del repertorio fueron: Twist And Shout, You Can’t Do That, All My Loving, She Loves You, Things We Said Today, Roll Over Beethoven, Can’t Buy Me Love, If I Fell, I Want To Hold Your Hand, Boys, A Hard Day’s Night y Long Tall Sally.

El show duró solo 32 minutos, y cada uno de los Beatles ganó $4,687. El acto de apertura fue un grupo local, Jack Nead y Jumping Jacks, seguido, en orden de aparición, de The Bill Black Combo, The Exciters, Clarence ‘Frogman’ Henry y Jackie DeShannon.

La excitación durante el concierto era tan grande que se tuvo que parar, con amenaza de cancelación si el público no se calmaba. Así lo hicieron y Los Beatles continuaron tocando. El Muehlebach Towers vendió las sábanas del grupo – 16 sábanas y 8 almohadas – a un empresario de Chicago por $750.

El 4 de noviembre de 2008, se vendió en subasta una película de dos minutos que contenía imágenes mudas de la actuación de Los Beatles en este concierto, por £4,100 ($6,600).

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *