El juicio de Los Beatles

El caso de The Beatles & Company se inaugura hoy en la División de Cancillería del Tribunal Supremo de Londres delante del Juez, Sr. Justice Stamp. Hoy el Sr. David Hurst QC, representando a Paul, revela que los asuntos financieros de la sociedad de Los Beatles están en “un estado grave”, agregando: “Las últimas cuentas sugieren que probablemente no haya bastante en el fondo común para encontrar el ingreso de Los Beatles individualmente y la responsabilidad de recargo. Haciendo una estimación conservadora, la responsabilidad de recargo de los cuatro debe ser de £500.000“.

El consejo da tres motivos por qué Paul reclama la disolución del grupo:

  1. Los Beatles hace mucho habían dejado de funcionar juntos como un grupo, entonces el objetivo entero de la sociedad se había ido. 
  2. En 1969, los compañeros de McCartney, en su oposición y en la ruptura de la sociedad, habían designado a la empresa de Sr. Klein, ABKCO Industries Ltd., como los directores comerciales exclusivos de la sociedad. 
  3. Nunca habían dado al Sr. McCartney cuentas revisadas en los cuatro años desde que la sociedad fuera formada. 

Hasta las 8:15pm de ayer“, reveló Sr. David Hurst, “las únicas cuentas que nosotros habíamos recibido de la sociedad eran cuentas preliminares de los 16 meses hasta el 31 de marzo de 1968. Un representante debería ser designado porke el activo de sociedad y el ingreso deberían ser salvaguardados para encontrar la potencial responsabilidad fiscal. El acuerdo de sociedad fue firmado en abril de 1967, antes de la muerte en agosto del manager de Los Beatles, el Sr. Brian Epstein. El año siguiente, y a principios de 1969, los desacuerdos comenzaron a ocurrir“.

Diferencias artísticas surgieron, en particular entre Paul McCartney y John Lennon, quienes habían escrito la mayor parte de las canciones. En enero de 1969, el Sr. Klein fue presentado por John Lennon quien propuso que él sea designado manager. George Harrison y Ringo Starr también se hicieron representados por él. El Sr. McCartney no confió en el Sr. Klein y quiso un despacho de abogado de Nueva York, Eastman and Eastman, los cuales eran su suegro y su cuñado. En mayo de 1969, los otros tres insistieron en la designación del Sr. Klein, o más bien ABKCO Industries Inc., como director exclusivo. El Sr. McCartney se opuso y protestó fuertemente. Pero ABKCO fue designado gerente, con honorarios de ‘no menos del 20% del ingreso total’. McCartney nunca ha aceptado, y no acepta al Sr. Klein como gerente“.

El Sr. David Hurst, QC, continua: “Hasta 1965, el Sr. Epstein había controlado sus asuntos de negocio, había seleccionado a sus consejeros profesionales y había sido completamente de confianza para Los Beatles. En 1966, los cuatro decidieron abandonar las giras y hacer discos en cambio. Esto aumentó su éxito financiero debido al enorme mercado mundial. En gira ellos tenían una relación personal muy cercana. Una vez que ellos cambiaron a sólo grabar comenzaron a distanciarse. Después de que la sociedad de Los Beatles se firmó en 1967, las actividades de grupo comenzaron a disminuir. Ellos hicieron su último disco en el verano de 1969, y en septiembre John Lennon anunció que él abandonaba el grupo. Desde entonces, cada Beatle ha hecho su propio camino. La último primavera, Paul McCartney decidió que él también debería abandonar el grupo. El primer disco solista del Sr. McCartney fue lanzado en abril pasado a pesar de esfuerzos del Sr. Klein, del Sr. Harrison y del Sr. Starr para posponer su lanzamiento. En junio de 1968, los contables de la sociedad dijeron al contador de McCartney a los beneficios neto combinados de la sociedad para el año hasta el 31 marzo de 1968 y para Apple Corps, para el año hasta el 31 de diciembre de 1967, eran más de £1.5 millones“.

En diciembre de 1969, se cedieron otras figuras. Los derechos de autor de los Beatles hasta diciembre de 1968, £3.5 millones; de Capitol Records Inc. durante tres meses de ventas en los Estados Unidos dan 2.5 millones de dólares; la ganancia neta de Apple Corps. hacia 1969, cerca de £2 millones; parte de las regalías por venta de discos en los Estados Unidos de septiembre de 1969 a junio de 1970, 7.815.628 dólares. La tarifa de ingreso de sociedad en medio del año pasado estaba entre £4 millones y £5 millones. Hacia septiembre pasado, los royalties de Paul McCartney de su disco solista del año pasado ascendieron a £487.000“.

Una lectura rápida del balance preliminar hasta el 31 de diciembre de 1970, mostró el crédito total de los cuatro Beatles individuales, excluyendo la empresa, como de £738.000. Pero basado en las figuras producidas por los contables de la sociedad, £678.000 es debido a los impuesto sobre ingresos. Los cuatro Beatles debe ser obligado de al menos £500.000 de recargo. Había una deficiencia fiscal de aproximadamente £450.000. Mostraron los activos corrientes netos de la sociedad en total como £1.56 millones, del cual £1.55 millones, como se decía, era debido por Apple Corps Ltd. La solvencia de la sociedad aparecería depender de la capacidad de Apple de pagar. Esto manifiesta que Apple debe deber sumas muy grandes en el impuesto a la renta pagado por la sociedad“.

Después de muchas discusiones entre el consejo, el Sr. Hurst anunció que han ofrecido acuerdos aceptables al Sr. McCartney, para durar hasta el escuchar la propuesta completa. Los Sres. Harrison, Starr y Apple Corps. emprenderán que Apple procurará el pago en la cuenta conjunta de los abogados del dinero debido a Los Beatles. (El Sr. Lennon no podía estar de acuerdo a esto porque se reportaba, que estaba “en alta mar”). Esto incluirá 3 millones de dólares de sus empresas asociadas: sobre £100.000 debido a que las empresas asociadas a la sociedad; El 25 por ciento de los ingresos totales de todo el grupo; y £487.000 de royalties de McCartney sostenidos por EMI. Luego es reconocido que ningún pago será hecho de la cuenta conjunta sin instrucciones de los abogados de los ambos lados.

Para concluir, es mutuamente convenido que las pruebas deben ser completadas dentro de un mes, y una fecha para la audiencia debe ser fijada cuanto antes después de esto. El juez, el Sr. Justice Stamp, resume: “Esto es obviamente un asunto urgente“.

Mientras John visita Japón, recibe sus primeras llamadas de un abogado en Londres que trata de ponerlo al tanto en cuanto a las acciones de Paul en el Tribunal Supremo. Hace lo mejor que puede para evitarlos, pero pronto se enfrenta a lo inevitable, como él recuerda: “Me fui a Japón y no le dije a nadie que había llegado. Entonces de pronto tuve estas llamadas del abogado. ¡Idiota de mierda! No me gustó su voz de inglés-irlandés de clase superior en cuanto lo oí. Él insistió que yo viniera a casa. ¡Yo podría haberlo hecho todo en el teléfono de mierda!“. John y Yoko no tenían ninguna otro alternativa más que volver a casa en Inglaterra el 21 de enero.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *