La carta de John Lennon a Todd Rundgren

Desde su departamento en Nueva York, John escribe una carta en respuesta a Todd Rundgren en contra del ataque a su persona en Melody Maker del 14 de Septiembre. John escribe:

Carta Abierta Para: Sodd Runtlestuntie (Del Dr. Winston O’Boogie).

No pude resistir agregar algunas “Islas de la Verdad” de mi propia inspiración en respuesta a la “Olla de Odio” de Turd Runtgreen. 

Querido Todd, te quiero, y algo de tu trabajo también (incluyendo ‘I Saw The Light’, la cual no es la detestable ‘There’s A Place’ (Beatles), triste melodía).

  1. Yo nunca declaré ser un revolucionario. ¡Pero me permito cantar sobre cualquier cosa que me venga en gana! ¿Es correcto? 
  2. Yo nunca le pegué a una mesera en el Troubador. Me comporté como un imbécil, estaba borracho. ¡Así que dispárame! 
  3. Supongo que estamos buscando llamar la atención, Rodd, ¿tú realmente piensas que no sé qué puedo conseguir sin “Revolution”? Para comenzar, ¡me pintaría el cabello de verde y rosado! 
  4. No siento resentimientos de nadie hacia mi persona. Suena como si alguien te hubiera hecho daño, ¿o tú no fuiste violento conmigo al dirigirte de esa manera. (¿Tu papá quizás?) 
  5. Si Dodd, la violencia surge de muchas y misteriosas maneras, no solamente física, se incluye la verbal. Pero no conoces el tipo de juego, ¿o si? Por supuesto que sabes de qué se trata. 
  6. Así que Nazz solían hacer “Like heavy rock” pero de repente son “Light Pretty Ballad”. ¡Qué original! 
  7. ¿Qué me dices de Los Beatles?, “¡Qué no hay otra forma de ser sino como Los Beatles”!! Hay cientos de estilos, hombre, incluyendo el tuyo… 

Si Godd, la única cosa que no hicieron esos Beatles fue no afectar la mente de las personas.

Alguien me hace escuchar tu suave canción de rock and roll, pero nunca me había dado cuenta. La verdadera razón es porque tú estás loco por mi a causa de que yo no supe que te encontrabas en el Rainbow (LA). ¡Recuerdas cuando venías con Wolfman Jack? Cuando me lo encontré después, estuve blasfemando, porque quise haberte dicho qué tan bueno eras. (Te había escuchado en tu programa de radio.)

¡Qué más da!, sin embargo mucho me heriste, cariño; yo siempre te amaré, 

J.L. 30 de Septiembre de 1974.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *