Demanda millonaria de A&M Records sobre George Harrison

En Los Angeles, A&M Records demanda a George por 10 millones de dólares, alegando que ha fallado en cumplir con los términos de su contrato original al no completar un álbum para el plazo del 26 de julio (la fecha límite) y en no devolver el avance de £588.000. La empresa también busca una prescripción de tribunal que impida a George hacer más discos hasta que el caso sea oído. Interrogado sobre la acción de A&M, George dice que está “asombrado y entristecido” por el movimiento. Ambas partes están mutuamente de acuerdo con terminar el contrato y rápidamente resolver el asunto. George posteriormente conserva a Warner Brothers para distribuir su sello Dark Horse.

Más tarde, George reflexiona sobre el problema: “Cuando uno se entera que alguien lo demanda por algo, todo lo que va a parar al primer boletín de prensa es del que parece ser el tipo bueno. Y este es el caso, como pasó. Apareció en los periódicos que A&M me demandaba porque no entregué un álbum, pero esto va mucho más profundo. Lo que pasó fue que nosotros teníamos un trato para el sello Dark Horse y yo tenía un trato para mí, que no pasé hasta este año porque yo estaba con EMI y Capitol. Ellos trataban de reunirse durante los dos años para ultimar todos los detalles. El abogado que estaba con ellos cuando hicieron el contrato no era el mismo que trató con ellos cuando se ultimaron los detalles. Leyó el trato y dijo que iban a usar mi dinero para compensar a Dark Horse. Dijimos, ‘No. No. Está en el contrato. Ha estado allí durante dos años. Usted nos responsabiliza a mí y Dark Horse’. Y el abogado dijo, ‘no puedo creer que otro abogado le hiciera esto’. Así que, en efecto, lo que pasó fue que ellos se dieron cuenta de que no habían hecho tan buen negocio. En vez de telefonearme y decirme, ‘Ahora mira George, hemos hecho un mal contrato. Hablamos y trataré de resolverlo’, encontraron las únicas razones legales que tenían, era que yo había tenido hepatitis, entonces mi álbum estaba dos meses retrasado. Nosotros teníamos, en el contrato original, que se lo daría alrededor del 25 de julio. Y entonces se metieron con el punto legal y dijeron, ‘Bien, lo conseguiremos en esa fecha’. Llegué a LA con mi álbum bajo el brazo, feliz, y me dieron esta carta diciendo, ‘Devuélvanos un millón de dólares’, porque fue un avance ‘y denos el álbum, y cuando nos de el disco, no recuperará el millón’. Ahora, rechacé mucho a Capitol y a EMI que era de más valor, del punto de vista de dinero, y garantías, de lo que firmé con A&M. Pero hice esto debido a la relación que nosotros, supuestamente, íbamos a tener, que resultó que nunca hicimos. Y era ello. No podía vivir con aquel tipo de situación, entonces me marché. Regresamos el camión hasta la oficina y lo llenamos de nuestras cosas y nos marchamos. Pero, casi de la noche a la mañana, yo y Dark Horse Records fuimos transferidos de A&M de un lado de Hollywood Hills a Warner Bros. hasta el otro, y un nuevo álbum 33 y 1/3, estaba pronto en los estantes en las tiendas de discos“.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *