La hermana de Stuart Sutcliffe acusa que a su hermano lo mató John Lennon

Pauline Sutcliffe, hermana de Stuart, afirma que “el quinto beatle” murió a causa de una hemorragia cerebral después de haberse peleado con John Lennon, quien le habría propinado una patada en la cabeza, como declaró en la reciente biografía de Stuart “The Beatles Shadow” donde ella misma escribe “creo que la hemorragia cerebral que le costó la vida a Stuart fue causada por una lesión infligida por John en un ataque de celos. Una autopsia reveló que Stuart tenía una mella en su cráneo, como por un golpe o una patada. Y unos meses antes, John había pateado brutalmente a mi hermano en la cabeza en un ataque sostenido, no provocado“.

La mujer asegura que su hermano fue golpeado por Lennon en los meses previos a su muerte, tras haber encontrado un enorme archivo que contiene un cuaderno de bocetos y anotaciones de su hermano, que indican un rápido declive en su salud mental después del presunto incidente. Por las fechas de estas anotaciones, deduce que la hemorragia cerebral que mató a Sutcliffe a la edad de 21 años no fue causada por una pelea callejera, como se suponía desde hace tiempo, sino por un golpe en la cabeza de su amigo más cercano.

Al momento de su muerte, los especialistas médicos no encontraron rastro de enfermedad, y se ha argumentado durante mucho tiempo que su muerte fue, en última instancia, el resultado de lesiones sufridas en una pelea meses antes, en la que incluso los otros beatles lo defendieron.

A pesar de que se trataría de su prueba, la mujer acaba de vender el libro de anotaciones (con fecha Octubre 1961) al Museo de Liverpool Life como parte de un archivo entero que estará disponible para subasta en la casa Bonhams desde el 29 de julio.

Según indica, en el libro puede verse que después de la supuesta lucha contra Lennon, Sutcliffe dibuja garabatos apenas legibles y exclamaciones doloridas que aparentemente reflejan un colapso mental gradual: salpica gritos de ayuda, usa palabras y frases como “tormento”, “gritar”, “explotar” y “el cerebro sangriento” todo con letra temblorosa, a menudo rodeada de signos de exclamación y acompañada de inquietantes diseños abstractos. En otros lugares, Sutcliffe utiliza bocetos para “diseccionar” su cerebro e intenta racionalizar su condición mientras se reconforta con los detalles de la ayuda que puede esperar de los especialistas médicos. El contenido del libro contrasta con el de las varias anotaciones y obras anteriores incluidas en el archivo, que demuestran un talento único de Stu como dibujante y poeta talentoso.

En una entrevista, Pauline reitera hoy su creencia y asegura que espera que la subasta en Bonhams permitirá al público tomar una decisión si estas y otras teorías sobre la vida de su hermano fueran ciertas. Esto porque el documento también incluye una serie de canciones “perdidas” de los Beatles que pueden o no haber sido co-escritas con Lennon durante el fugaz tiempo de Sutcliffe como bajista de la banda entre 1959 y 1961. Las letras ingeniosas y melancólicas, parecen desmentir la creencia generalizada de que Sutcliffe, aunque un talentoso artista visual, no era un compositor. Una canción, escrita en 1959, comienza: “Todo el mundo ha conseguido que a alguien le importe. Todos comparten un amor. Todos menos yo“. Por eso, Pauline sostiene que su principal motivo para haber vendido el material es “darle alas” y permitir que el público juzgue sus méritos por sí mismo. “Con suerte, estas anotaciones revelan que no era solo una cara bonita que tocaba el bajo muy mal“.

Refiriéndose a la opinión generalizada de que el cerebro de Sutcliffe fue dañado en una pelea desde 1959, dijo: “La opinión médica es que algo en 1959 no habría esperado tres años. Hubo una paliza posterior de John y otros ya lo han informado sin ninguna referencia a mí en absoluto“.

Cuando se le preguntó si creía que la pelea con Lennon fue el factor más importante que contribuyó a la muerte de su hermano, ella respondió: ““. También reiteró su creencia de que Sutcliffe y Lennon, que se hicieron buenos amigos mientras estudiaban juntos en el Liverpool College of Art, tuvieron una relación homosexual. “John dijo en un momento dado que esto sucedió“.

Sin embargo, las renovadas afirmaciones de la Sra. Sutcliffe ya están provocando un debate. Alan Clayson, con quien co-escribió Backbeat, la película basada en la vida de Sutcliffe con los Beatles, desestimó la afirmación, diciendo que era una contradicción directa de las conclusiones a las que llegó con él. “Llegamos a la conclusión de que Stuart no fue golpeado por John Lennon, su condición fue provocada por el uso excesivo de anfetaminas“, dijo. Clayson cree que Sutcliffe solo estuvo involucrado en una pelea importante, en Lathom Hall, Seaforth, Liverpool, a principios de 1961. En esta ocasión, dijo, “la única participación que tuvo Lennon fue intervenir y ayudarlo“.

El cuaderno de bocetos -valorado por sí mismo en £3.000 a £4.000- es solo la punta de un enorme iceberg de recuerdos valiosos contenidos en el archivo, por el que se espera £1 millón.

Entre los otros artículos hay un fajo de cartas escritas a la familia de Sutcliffe por su prometida alemana, Astrid Kirchherr, después de su muerte. En ellos, ella elogia a Lennon y George Harrison, pero deliberadamente ni siquiera menciona a otros compañeros de banda de Sutcliffe, Pete Best o Paul McCartney. La Sra. Sutcliffe sugiere que la omisión de McCartney fue intencional, y reflejó la intensa rivalidad entre él y su hermano por los afectos de Lennon.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *