Inglaterra perdona a Lennon y Harrison sus delitos fiscales

Debe de ser sumamente delicado disponer de información que inculpa por evasión de capitales a dos de los cuatro artistas más famosos e influyentes del país. Y, probablemente, un alivio concluir que las imputaciones no son importantes y se puede dejarlo estar. Algo parecido sucedió en el Reino Unido entre 1973 y 1974, según unos documentos publicados el viernes por el Banco de Inglaterra. El regulador inglés comenzó a seguir la pista a los ex beatles John Lennon y George Harrison a finales de 1973, después de haber detectado que los dos músicos comenzaron a sacar fuertes sumas de dinero del país.

Los funcionarios comenzaron a llevar a cabo indagaciones sobre JW Lennon (John Winston Lennon, quien, por entonces, había fijado su residencia en EE UU) y estaba recibiendo ‘transferencias por parte de compañías no residentes’. El Banco de Inglaterra deseaba obtener ‘todo tipo de detalles sobre las transacciones’ e incluyó a Harrison en las pesquisas.

Un documento de un alto funcionario del organismo revela abonos a George Harrison por 300.384 libras esterlinas (el equivalente aproximado a 2,9 millones de euros), y también préstamos a ambos por 30.000 libras y 10.000 libras. En aquel entonces, las fronteras económicas no estaban tan abiertas como sucede en la actualidad y todos los países contaban con límites en las sumas de dinero que se podían sacar al extranjero y la cantidad de divisas extranjeras que se podían introducir en el país.

Los informes revelados indican, según el rotativo británico The Guardian, que los encargados de tramitar los papeles estaban impresionados por la identidad de los sujetos investigados. El diario incluso cita en su edición online una carta de un alto funcionario al que, al parecer, se le había alegrado el día con las revelaciones: ‘Tenemos material fascinante… De vez en cuando vemos algún nombre famoso por aquí…’.

La investigación continuó durante casi un año. En otoño de 1974, el Banco de Inglaterra concluyó que tanto Lennon como Harrison habían ‘cometido infracciones técnicas’, pero que éstas no eran lo ‘suficientemente relevantes’, por lo que el sumario quedó cerrado. Eso sí, durante un año entero y aunque fuera por razones distintas, tanto Reino Unido como EE UU mantuvieron abiertas sendas investigaciones escrutando los movimientos de John Lennon. La Administración de Richard Nixon tuvo a Lennon entre ceja y ceja durante aproximadamente 10 años (entre 1966 y 1976), al que acusaba de llevar a cabo actividades subversivas y financiar a grupos terroristas. Esta década ha quedado reflejada en el documental EE UU contra Lennon, dirigido por David Leaf y John Scheinfeld, aún por estrenar en España.

Durante casi un año, los movimientos de John Lennon fueron investigados tanto por su país de origen, Reino Unido, como por EE UU, en el que residía Los Beatles, de forma paradójica, también siguen de actualidad en el mercado. El último lanzamiento será la banda sonora de Love, el espectáculo creado por Cirque du Soleil. El disco se lanzará en España el 20 de noviembre. Las canciones constituyen un recorrido de 86 minutos sin pausa por la última etapa de la banda, remezclados por el propio productor, George Martin, y su hijo Giles en los estudios Abbey Road, que este año cumplen 75 de existencia.

Por : Guillermo S. Vega / MADRID

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *