Arrestan a chofer de Yoko Ono acusado de extorsión

NUEVA YORK – El chofer de Yoko Ono fue arrestado y acusado de tratar de extorsionarla y de amenazarla a ella y a su hijo Sean, informó la policía.

Koral Karsan, chofer de Yoko Ono la amenazó con hacer públicas unas fotografías comprometedoras de ella a menos que ella le entregase $2 millones, según las autoridades. Ono reportó la conspiración, dijo el portavoz del departamento de la policía de Nueva York. Los cargos están pendientes.

Karsan, mientras lo conducían a la estación de la policía, negó haber tratado de extorsionar a Ono. “No, de ninguna manera”, aseveró.

El equipo de seguridad de Ono, la viuda de John Lennon, le dijo a los detectives que Karsan, quien vive en Amityville, le escribió una nota incoherente diciéndole que la había fotografiado en secreto y grabado en sus momentos de intimidad. Karsan la amenazó con publicar el material si no le pagaba, dijo la policía.

El portavoz de Ono, Eliot Mintz, dijo que Karsan había estado trabajando para la viuda de Lennon por los últimos seis años por lo menos, conduciéndola casi todos los días cuando ella estaba en Nueva York.

“Esta mujer ha pasado por muchas dificultades”, dijo Mintz. “El hecho de que un empleado – en particular uno de confianza y que la conducía – atente contra ella la ha dejado totalmente devastada”, indicó.

El 8 de diciembre, cuando se conmemoró el aniversario número 26 del asesinato de Lennon, Karsan dejó la nota y una foto de Ono en pijama en el edificio Dakota, donde una vez vivió el ex Beatle y donde ella sigue viviendo, dijo la policía.

En una conversación grabada por los investigadores, que sostuvo con otro de los empleados de Ono, Karsan, de 50 años, habló de asesinarla a ella y a su hijo y luego suicidarse, dijo la policía.

Al parecer las grabaciones de Ono las hizo mientras ella hablaba por teléfono en coche mientras Karsan conducía, dijo Mintz.

“Uno se acuerda que todo esto sucede alrededor del aniversario, cuando ella se encuentra en una posición particularmente vulnerable”, dijo Mintz. “Le pone sal a la herida. Es algo verdaderamente frío”, puntualizó.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *