Entrenador esloveno, ex amante de Mills, cansado de la prensa

Un profesor de educación física de un colegio de Liubliana y entrenador de esquí se queja hoy de que el divorcio entre el músico británico Paul McCartney y Heather Mills le ha perturbado la vida, desde que se supo que hace 16 años fue amante de la ex modelo.

A todos los medios que inventan historias a mi costa puedo decir: Sí, fuimos amantes, pero dónde y cuántas veces, no me acuerdo“, afirma Milos Pogacnik en unas declaraciones a los medios publicado hoy en el diario “Dnevnik” de Liubliana.

Ahora incluso sus alumnos le piden autógrafos, ya que según dicen en broma, el hecho de haber sido amante de Heather le ha aportado más popularidad en el Reino Unido de la que jamás ha tenido, por ejemplo, el primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa.

Pogacnik conoció a Heather como entrenador de esquí en 1991 en las montañas de Kranjska Gora, después de su divorcio del comerciante Alfie Karmal.

El atractivo profesor acusa de insensibilidad total a los medios eslovenos, que ayudaron a los británicos a conocer su identidad, ya que sin su aprobación publican sus fotos y copian indiscriminadamente las historias inventadas por la prensa británica.

Algunos de esos tabloides aluden incluso a que el romance entre Heather Mills y Milos Pogacnik, ahora casado y con hijo, haya sido “renovado”.

La prensa eslovena afirma que las ocasionales visitas de Heather Mills a Eslovenia, las historias sobre “eslovenos guapos y musculosos” y las supuestas intenciones de Heather de comprarse una villa en el lago alpino esloveno de Bled representan buena propaganda turística para el país.

Pogacnik sin embargo considera que dado el contexto del divorcio en curso y el dinero que está en cuestión, las historias inventadas por la prensa no son tan inocentes.

Afirma que los periodistas le acosan sin cesar, que le llaman al colegio en que trabaja, que recibe llamadas anónimas del extranjero, que su familia se siente afectada y agredida, y hasta corre peligro de ser víctima de posibles chantajes.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *