El chofer de Yoko es culpable en caso de extorsión

Yoko Ono se siente reinvindicada una vez que su ex-chofer Koral Karsan admite haberla amenazado con avergonzarla con unas cintas, e-mails y fotos suyas a menos que le diera dinero.

Una vez que su acusación de extorsión en tercer grado cambia a primer grado, Karsan busca la reducción del cargo y se declara culpable de haberle pedido “más de $3,000” a Yoko en una carta fechada 8 de Diciembre del 2006, puesto que luego le pidió 2 millones de dólares. Esto le hubiera valido 15 años de cárcel.

Elliot Mintz acompaña a Yoko Ono durante este proceso. El abogado de Karsan, Robert C. Gottlieb, continua defendiéndolo fuera de la corte sosteniendo que él solo quería que Yoko lo compensara por maltrato e incluso “acoso sexual” de parte de Ono.

Karsan, de 50 años, será movido de una carceleta del estado a donde es condenado por 60 días a custodia federal de inmigración, tras lo cual sería deportado de vuelta a Turquía por estar en Nueva York ilegalmente. Su abogado solicita que no se haga efectiva la prisión ya que su cliente ha estado encarcelado desde el 13 de Diciembre. También piden que no lo deporten, sino que le permitan retirarse por su cuenta, a fin de evitar procesos engorrosos y prohibiciones de entrada futuras.

Tras su arresto en Diciembre, la abogada de distrito Anne Schwartz dijo que el acusado había amenazado a Yoko con que “tenía gente haciendo cola para asesinarla“, si ella no le pagaba.

Schwartz: “Sabemos que podíamos haber probado dichos cargos, pero aceptamos la culpabilidad del acusado para proteger la privacidad de Ono, su familia y amigos, y los residentes del Dakota“.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *