Una parodia de las biografías musicales

Con apenas 33 años, el director Jake Kasdan (hijo del consagrado Lawrence Kasdan) se asoció con uno de los realizadores, guionistas y empresarios más influyentes y poderosos de Hollywood como Judd Apatow (produjo 12 comedias en los últimos cuatro años) para coescribir y cofinanciar Camina duro: la historia de Dewey Cox , una parodia a las películas biográficas sobre grandes cantantes y una no menos impiadosa sátira sobre las peores miserias del negocio de la música a través de las décadas, que el sello LK-Tel lanzó el martes último en DVD y Blu-ray sin que pasara previamente por los cines argentinos.

Con una apuesta al juego referencial que remite a sagas como las de La pistola desnuda o ¿Y dónde está el piloto? , Camina duro… es una versión exagerada y disparatada de biopics musicales como Ray (sobre Ray Charles), Johnny y June, pasión y locura (sobre Johnny Cash); The Doors , de Oliver Stone; Bolas de fuego , sobre Jerry Lee Lewis) o documentales como Don t Look Back (sobre Bob Dylan), entre mucho otros.

El film comienza el día en que un ya veterano Dewey Cox (el gran John C. Reilly) se apresta a regresar a los escenarios luego de 25 años de ausencia para tocar y recibir un premio a la trayectoria (sobre el final aparecerán en el homenaje estrellas como Eddie Vedder, Lyle Lovett, Jewell y Jackson Browne). Dos minutos antes de salir a escena, el protagonista empieza a repasar su vida, un largo flashback de una hora y media que abarcará desde su traumática infancia (mata a su hermano y pierde el olfato) hasta su consagración con el tema “Walk Hard”, pasando por sus múltiples matrimonios y romances, su paternidad, sus adicciones a las drogas y los sucesivos cambios de estilos musicales.

Con un espíritu lúdico que los cinéfilos y melómanos más jóvenes sabrán disfrutar, Camina duro… recorre desde sus comienzos ligados al blues, su paso por el country, su incursión en la canción de protesta, su etapa lisérgica, su período dentro de la música disco y un final en el que sus viejos clásicos son remixados para temas de cantantes de rap. El film tiene recreaciones concretas (Dewey Cox aparece junto con Elvis Presley, los Beatles o Buddy Holly, ) citas explícitas (el protagonista hace covers de David Bowie) y referencias más indirectas al sonido Motown o al sonido de Sun Records.

Kasdan y Apatow no dejan casi ningún tópico fuera de su desprejuiciado retrato, que muestra a un adolescente Cox pasando el trapo en un club nocturno regenteado por negros o a unos rabinos que manejan buena parte del negocio. Las orgías, las internaciones por desintoxicación, los arranques de furia, la egolatría y el mesianismo, las penosas incursiones en la televisión, el hippismo y la predilección por las filosofías orientales en los años 60… todo es un buen pretexto para la mirada mordaz y sarcástica del dúo.

Además de la presencia de los músicos apuntados, el film está lleno de hilarantes cameos: Jack White (de The White Stripes) interpreta a Elvis Presley; Jason Schwartzman, a Ringo Starr; Paul Rudd, a John Lennon; Justin Long, a George Harrison; Jack Black, a Paul McCartney; y Adam Herschman, a Jerry Garcia, entre otros.

La edición local incluye gran cantidad de interesantes materiales adicionales: comentarios en audio de Jake Kasdan, Judd Apatow, John C. Reilly y el productor ejecutivo Lew Morton, los videos completos de seis canciones (17 minutos), tres escenas eliminadas o extendidas (8 minutos), un especial que recorre durante 17 minutos el proceso de composición, grabación e interpretación en vivo de toda la música, y The Real Dewey Cox , un falso documental en el que estrellas de la canción hablan de la importancia de la figura y las creaciones del protagonista del film.

Fuente: lanacion.com.ar

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *