[El Comercio] Diez temas de los Beatles en la voz de Paul McCartney

En la víspera del concierto del año, un recuento de los temas más emblemáticos cantados por ‘Macca’ junto a los ‘Fab Four’

Se acabó la espera. Paul McCartney arribó hoy al Perú y mañana es su concierto. Muchos peruanos asistirán a ver a ‘Macca’ (más que por su trayectoria en The Wings o como solista) por sus inolvidables temas con los míticos Beatles. En esta ocasión, las 10+ hace un recuento de 10 temas inolvidables de los cuatro de Liverpool en la voz de Sir Paul.

1. Yesterday (Help!): Un sueño, una alucinación, solo una inspiración desde el más allá pudo traer a esta joya melancólica que ni el mismo Paul se creyó al reproducirla en piano. Se cuenta que se lo mostró a varios para comprobar que la melodía no existía ya, y –una vez ensayada cantándola como ‘scrambled eggs’ (o huevos revueltos)- McCartney perfeccionó la letra, cantándole a los días pasados que, a juzgar por la letra, fueron algo mejores (“Yesterday, all my troubles seemed so far away, now it looks as though they’re here to stay”…). Por cierto, fue la canción más transmitida en la radio y la más reversionada en todo el mundo. Hit fijo en el concierto.

2. Hey Jude (Past Masters): Este sublime tema fue compuesto por Paul en 1968 y dedicado, según contó, al hijo de John Lennon (Julian), para consolarlo tras la separación de su padre John de su madre, Cynthia Powell, luego de conocer a Yoko Ono. “Hey Jules (decía inicialmente el tema), don’t make it bad, take a sad song and make it better (Hey J. No lo tomes a mal. Toma una canción triste y mejórala)”, imploraba, buscando levantar el ánimo del pequeño Julian de quien Paul era muy cercano. Pronto este tema se convirtió en sencillo y empezó a ubicarse en la cima de los ránkings radiales. Hoy, es una de las mejores canciones de todos los tiempos. Ver a Paul cantándola al piano será insuperable.

3. Let it be (Let it be): Paul se quedó sin su madre a los 8 años, a una edad muy difícil para afrontar una pérdida de este tipo. Acaso –dicen- fue la muerte de su progenitora lo que hizo que ‘Macca’ se ampare con una guitarra. Muchos años después, durante la grabación del que iba a ser el “Get Back Album” (al final terminó llamándose así una canción) los integrantes del grupo se sentían distantes y el espíritu del grupo se empezaba a diluir inevitablemente. Fue entonces que Paul soñó con ‘mother Mary’ (su madre) y esta le dijo: “Let it be” (déjalo ser), que finalmente “habría una respuesta” y que aún había “una luz al final del camino”. ¿Cómo no conmoverse con este relato de amor?

4. Blackbird (White Álbum): Blackbird singing in the dead of night / take these broken wings and learn to fly”, dicen los dos primeros versos de este tema del “White Álbum” compuesto totalmente por Paul. Según historiadores de los Beatles, ‘Macca’ creo este tema como reacción al racismo abierto en la sociedad estadounidense, allá por 1968. Un arpegio encantador y una lírica llena de metáforas hicieron a este tema inmortalizarse en la voz de Paul. Un detalle: si bien no hubo percusión, ese golpe que acompaña dando el compás como si fuera una suerte de metrónomo, era nada menos que el pie de Paul.

5. Back in the USSR (White Album): La abridora del ‘Álbum Blanco’ era nada menos que esta alegre canción -por la que los Beatles fueron objeto de una polémica y hasta fueron tildados de pro-izquierdistas (o soviéticos). En realidad, al cantar “I’m back in the U.S.S.R. you don’t know how lucky you are boy”, solo cuentan como les va en un vuelo a aquel país, y hablan de la belleza de las mujeres de por allá (léanse Moscú, Georgia, Ukrania, etc.). ‘Macca’ ya nos dedicó este hit en el último saludo que envió a Perú. A bailar con esta en su recital.

6. And I Love Her (A hard day’s night): En plena cúspide de su carrera, los cuatro de Liverpool lanzan el “A hard day’s night” en 1964 con “And I love her” como tema número cinco. “I give her all my love (le doy todo mi amor), that’s all I do (es lo que hago), and if you saw my love (si vieras a mi amor), you’d love her too (te enamorarías), and I love her (y yo la amo)”, dice la balada amorosa, compuesta casi en su totalidad por McCartney, con algún retoque de Lennon. ¿Alguien quiere dedicarla?

7. Magical Mystery Tour (Magical Mystery Tour): “Roll up, roll up for the magical mystery tour!” -o enrólate en este viaje mágico y misterioso-, dice la simple lírica durante toda la canción. No fue catalogada por la prensa especializada como el mejor de los temas de los cuatro de Liverpool, pero la intención de la banda era inclinarse por el lado más experimental y psicodélico. Magical Mystery Tour fue la intro del filme del mismo nombre (otra locura, aunque esta vez cinematográfica).

8. Eleanor Rigby (Revólver): “¿Y toda esta gente solitaria, de dónde proviene? Miren a toda esta gente solitaria”, dice este otro gran tema -también experimental- de los ‘Fab four’ en la voz de Paul y acompañada de muchos violines y violoncellos (a propósito, el tema se puede oir en el filme “Yellow submarine”, 1968). Su historia es más que curiosa: cuando ‘Macca’ fue entrevistado tras la publicación de Eleanor Rigby en 1966, el beatle dijo que tomó el nombre de Eleanor Bron, que trabajó con los Beatles en la película “Help!” (1965) y Rigby, de una firma de Bristol dedicada al comercio de vino, Rigby & Evens. Pero en los años ochenta se descubrió una lápida con el nombre de Eleanor Rigby en el cementerio de la escuela de San Pedro, de Woolton (Liverpool), donde se conocieron los adolescentes McCartney y Lennon. Rigby había fallecido en 1939 a los 44 años. ¿Qué cosas, no?

9. All my loving (With the Beatles): Como casi todas las canciones anteriores, este rocanroll fue compuesto por Paul, y obviamente, cantado por él mismo. “Cierra los ojos y te besaré / mañana te extrañaré / recuerda que siempre seré sincero contigo / y cuando me vaya / te escribiré todos los días/ y te enviaré todo mi amor”, canta el dulce tema con sabor a despedida. Se dice que fue la primera vez que Paul escribía la letra de una canción antes de hacer la música. Muy pegajosa y bailable.

10. Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (álbum de igual nombre): “La banda del Club de Corazones Solitarios del Sargento Pimienta” abre el disco del mismo nombre (uno de los mejores álbumes de la historia) con un potente sonido psicodélico. Se dice que la inspiración para el título llegó cuando uno de los jóvenes técnicos que acompañaba a la banda hizo una inocente pregunta a McCartney sobre el significado de las letras “S” y “P”, que estaban marcadas en las bandejas de comida del avión. De ahí, Sir Paul habría sacado el concepto de “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”.
En el papel quedan hits como el bluesero “Oh! Darling” (donde McCartney llega a tonos altos inimaginables), “Drive my car”, “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, “Love me do” o “The Long and Winding Road”.

Fuente: El Comercio

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *