Etiqueta: Ray McFall

Muere Alan Sytner, fundador del club The Cavern

Alan Sytner, fundador del club The Cavern, ha muerto en Francia.

“La Caverna”, un pequeño pub en el #10 de la calle Mathew en Liverpool, vigente desde el 16 de Enero de 1957 y al que McCartney volvería en el 99′ para promocionar su rockanrollero Run Devil Run, está de luto.

Sytner se había inspirado en el club alternativo parisense Le Caveau para crear este lugar, que sería mítico para Los Beatles: el lugar donde Brian Epstain les haría la propuesta que cambiaría sus vidas. A pesar de ello, se conoce que Sytner buscaba difundir la música Jazz, y que contaba con por lo menos otro local aparte de La Caverna; sin embargo, sin poder visualizar (imposible de predecir) lo que su local llegaría a ser -para los fanáticos de The Beatles sobre todo- Sytner accedió a vender La Caverna en 1959 a Ray McFall, para dedicarse a la venta de automóviles de lujo en Nottingham.

Actuación en el Riverboat Shuffle

Casi un año después, los Beatles vuelven a tocar en el Riverboat Shuffle a bordo del MV Royal Iris, organizado por Ray McFall, dueño de The Cavern. El bote partía de Pier Head, Liverpool y la intención era atraer audiencias lejanas.

Nuevamente, la cartelera fue estelarizada por la Acker Bilk’s Paramount Jazz Band. Su single “Stranger On The Shore” seguía siendo un top 10 casi seis meses después de haber sido lanzado. Esta noche Acker Bilk, muy encariñado con Los Beatles, obsequió a cada uno un sombrero de hongo de los que él mismo utilizaba en sus presentaciones.

Una presentación especial en La Caverna

El club de fans de Los Beatles, encabezado por Freda Kelly, organizan “The Beatles For Their Fans”, una presentación especial en La Caverna que incluyó como acto adicional a The Four Jays, y fue conducido por “su maestro de ceremonias favorito”, Bob Wooler.

 

Billy Hatton (The Four Jays): “Esta fue una de las noches más satisfactorias que hicimos en la Caverna. Nos quedamos encantados: era la noche del club de fans de los Beatles y las únicas bandas eran The Beatles y The Four Jays. Freda Kelly les había preguntado a The Beatles a quién querían y se conformaron con nosotros. Recuerdo haber hecho Mama Don’t Allow con The Beatles. Paul estaba al piano, John se quedó en la guitarra, yo toqué la guitarra, teníamos dos baterías con Ringo [sic] y Dave Lovelady, y Brian O’Hara sacó un viejo violín. George Harrison encontró una vieja trompeta y estaba soplando eso. Suena bien, pero fue una porquería de 10 minutos que valió la pena.