Tag: The Four Jays

Actuación en el Tower Ballroom

Actuación en el Tower Ballroom (New Brighton) en un show promovido por NEMS, de Brian Epstein, junto a The Big Three, The Statesmen, The Four Jays y Bruce Channel como show principal. El reciente hit de Channel “Hey! Baby” acababa de…

Una presentación especial en La Caverna

El club de fans de Los Beatles, encabezado por Freda Kelly, organizan “The Beatles For Their Fans”, una presentación especial en La Caverna que incluyó como acto adicional a The Four Jays, y fue conducido por “su maestro de ceremonias favorito”, Bob Wooler.

 

Billy Hatton (The Four Jays): “Esta fue una de las noches más satisfactorias que hicimos en la Caverna. Nos quedamos encantados: era la noche del club de fans de los Beatles y las únicas bandas eran The Beatles y The Four Jays. Freda Kelly les había preguntado a The Beatles a quién querían y se conformaron con nosotros. Recuerdo haber hecho Mama Don’t Allow con The Beatles. Paul estaba al piano, John se quedó en la guitarra, yo toqué la guitarra, teníamos dos baterías con Ringo [sic] y Dave Lovelady, y Brian O’Hara sacó un viejo violín. George Harrison encontró una vieja trompeta y estaba soplando eso. Suena bien, pero fue una porquería de 10 minutos que valió la pena.

Brian Epstien se convierte en el manager de Los Beatles

Los Beatles se presentan en La Caverna hoy al mediodía. En la noche vuelven a presentarse allí, como estelar, junto a Gerry and the Pacemakers y The Four Jays.

Tras las experiencias positivas por su acercamiento a Brian Epstein, como las mejoras en su presentación anterior, su primera sesión de fotos profesional y seguros de los resultados de su audición en la Decca, Los Beatles lo nombran oficialmente como su Manager y firman un contrato con él hoy. Epstein mantuvo el documento sin firmar, para no amarrar a los Beatles en caso las cosas no salieran como planeaban. De todos modos, el contrato quedaría sin efecto una vez que -más adelante- Pete Best fuera reemplazado.

Brian Epstein: “Yo no tenía ni idea del aspecto que tenía un contrato, y no me pareció sensato recoger las firmas de cuatro adolescentes en un trozo de papel cualquiera. No tenía cien por cien fe en mí mismo de que podía ayudar a los Beatles de forma adecuada… Quería liberarles de sus obligaciones si yo sentía que así les iría mejor.