Apareció el bajo Höfner perdido de Paul

Tras haber permanecido perdido 54 años, el bajo Höfner de Paul McCartney apareció en un pub del oeste de Londres.

El clásico bajo Höfner 500/1 alemán con forma de violín comprado en £30 (actualmente unos £800) por Paul McCartney en 1961, desapareció después de que los Beatles se separaron. En el año 2019, la marca Höfner empezó una campaña para encontrar el bajo perdido de Paul McCartney, llamada Lost Bass Project, iniciando una búsqueda mundial para encontrar el instrumento robado con el hashtag #tracingthebass.

Hoy, un estudiante llamado Ruaidhri Guest, compartió una fotografía en las redes sociales del elusivo instrumento, afirmando que lo había heredado, y que lo estaba devolviendo a McCartney: “A mis amigos y familiares, heredé este artículo que ha sido devuelto a Paul McCartney. Compartan la noticia“.

Guest ha pedido paciencia para contar la historia completa de cómo llegó a sus manos el bajo, que hoy en día podría valer hasta 10 millones de libras esterlinas.

Se publicó un comunicado en el sitio web de McCartney: “Tras el lanzamiento del Lost Bass Project del año pasado, el bajo Höfner 500/1 de 1961 de Paul, que fue robado en 1972, ha sido devuelto. La guitarra ha sido autenticada por Höfner y Paul está increíblemente agradecido a todos los involucrados“.

Hablando en el programa Today de BBC Radio 4, los investigadores Scott y Naomi Jones contaron cómo rastrearon la guitarra hasta un pub en el oeste de Londres.

Al principio, la gente pensó que el bajo había desaparecido en 1969, alrededor de enero, cuando los Beatles estaban en la sede de los Beatles en Savile Row, en el centro de Londres, en esa famosa última actuación en el tejado. La primera sorpresa fue descubrir que en realidad había sido robado en 1972 de la parte trasera de la camioneta, y en ese momento, obviamente los Beatles se habían separado y Paul había fundado Wings y era una camioneta roadie de Wings que estaba estacionada en Ladbroke Grove esa noche de octubre del 72 cuando robaron el bajo“, contó Scott.

Cuando el proyecto Lost Bass atrajo la atención de los medios el año pasado, la pareja recibió más de 600 llamadas y correos electrónicos con pistas sobre el posible paradero de la guitarra. “Así que filtramos todos esos correos electrónicos, escuchamos todas las llamadas y encontramos algunas pistas fantásticas“, añadió Scott.

Una de las mejores cosas de este proyecto es que ha habido una energía fantástica, muchas personas han querido ayudar, dedicar su tiempo o han querido darnos información, por lo que el siguiente paso fue obtener información del roadie Ian Horne, quien pudo decirnos dónde fue robado y cuándo fue robado”.

El ladrón llevó el bajo a su pub local cuando se dio cuenta de que era “muy caliente para sobrellevarlo” y le pidió al propietario que lo guardara, añadió Scott. “[La guitarra] no ha salido de esa familia así que nos fuimos a la casa del casero. La casa encima del pub, y permaneció en esa familia durante los últimos 51 años. Pensamos cuando iniciamos esta búsqueda que podría estar en cualquier parte del mundo. Hay grandes coleccionistas en Japón, nos llegan historias que podrían estar en la casa de un millonario en Jamaica y, sin embargo, en realidad la geografía de todo esto está a solo unas pocas millas dentro y alrededor de Notting Hill”.

McCartney había contado que “se enamoró” del instrumento porque, a diferencia de muchas guitarras eléctricas, tenía una forma simétrica. “Para mí, como era zurdo, parecía menos tonto porque era simétrico. Me metí en eso. Y una vez que lo compré, me enamoré de él“.

Usó este bajo para presentaciones en vivo entre 1961 y 1963, antes de reemplazarlo por una mejor versión, tras haberlo hecho famoso. La marca ha sido la elección de McCartney a lo largo de su carrera y la compañía debe gran parte de su éxito al respaldo del ex Beatle. Paul posee cuatro bajos Höfner desde 1961 y todavía toca uno que le regaló el fabricante.

El ejecutivo de Höfner, Nick Wass, dijo al Sunday Telegraph: “He trabajado estrechamente con el equipo de Paul McCartney a lo largo de los años, y cuando conocí a Paul hablamos sobre su primer bajo Höfner y dónde podría estar hoy. Paul me dijo: ‘Oye, como eres de Höfner, ¿no podrías ayudarme a encontrar mi bajo?’ Y eso fue lo que desató esta gran búsqueda“.

Wass dijo que el bajo ahora podría valorarse “más como un Van Gogh o un Picasso que simplemente como un instrumento. Este es el bajo que Paul tocó en Hamburgo, en el Cavern Club y en Abbey Road”.

En 1963, la guitarra que John Lennon usó para escribir I Want to Hold Your Hand también desapareció durante el espectáculo navideño de la banda en Finsbury Park. Resurgió 51 años después y se vendió por 2,4 millones de dólares en una subasta.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments