John Lennon escribe A Day In The Life

Hoy día se publicaron dos historias en el periódico Daily Mail que sirvieron de inspiración a John Lennon para la letra de A Day In The Life.

Lennon se encontraba en su casa de Kenwood, y sentado al piano con un ejemplar del periódico del día, lee un artículo que lo inspira a escribir los dos primeros versos de la canción: una breve noticia que informa sobre el veredicto del forense sobre la muerte de Tara Browne, de 21 años, heredero de la fortuna Guinness.

Estaba escribiendo A Day In The Life con el Daily Mail apoyado frente a mí en el piano. Lo tenía abierto en News in Brief, o Far and Near, como sea que lo llamen. Noté dos historias. Una era sobre el heredero de Guinness que se mató en un automóvil. Esa era la historia principal del titular. Murió en Londres en un accidente automovilístico.

John Lennon

Browne era amigo cercano de Lennon y McCartney. Chocó su auto Lotus Elan el 18 de diciembre de 1966, después de pasarse una luz roja. El accidente ocurrió en el South Kensington de Londres; el automóvil chocó con una camioneta estacionada en Redcliffe Gardens después de virar para evitar un automóvil Volkswagen que se aproximaba.

No copié el accidente. Tara no se voló la mente. Pero estaba en mi mente cuando estaba escribiendo ese verso.

John Lennon

El verso sobre el político volándose la mente en un automóvil lo escribimos juntos. Se le ha atribuido a Tara Browne, heredero de Guinness, lo cual no creo que sea el caso, ciertamente, como lo estábamos escribiendo, no se lo estaba atribuyendo a Tara en mi cabeza. En la cabeza de John podría haber sido. En mi cabeza estaba imaginando a un político bombardeado por las drogas que se había detenido en algunos semáforos y no se había dado cuenta de que las luces habían cambiado. El “voló su mente” era puramente una referencia a las drogas, nada que ver con un accidente automovilístico.

Paul McCartney

El verso final de la canción fue tomado con certeza de la columna Far And Near del Daily Mail. “Hay 4.000 hoyos en la carretera en Blackburn, Lancashire, o una vigésima sexta parte de un hoyo por persona, según una encuesta del consejo”.

Todavía faltaba una palabra en ese verso cuando llegamos a grabar. Sabía que la línea tenía que decir “Ahora saben cuántos agujeros se necesitan para -algo- el Albert Hall”. En realidad, era un verso sin sentido, pero por alguna razón no podía pensar en el verbo. ¿Qué le hicieron los agujeros al Albert Hall?

Fue Terry [Doran, un ex concesionario de automóviles y amigo de Brian Epstein que luego se convirtió en director de Apple Music] quien dijo “llenar” el Albert Hall. Y eso fue todo. Quizás buscaba esa palabra todo el tiempo, pero no podía poner mi lengua en ella. Otras personas no necesariamente te dan una palabra o una línea, simplemente agregan la palabra que estás buscando de todos modos.

John Lennon

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments